Agua potable

Etapas del proceso de potabilización de agua

Escrito por FYNDECOL

La potabilizacion del agua bruta natural es una necesidad imperante en tiempos de globalizacion y crecimiento demográfico a pasos agigantados, considerando su importancia en el desarrollo de las actividades cotidianas para la subsistencia humana en la vida civilizada.

plantas de tratamiento de aguas

El agua potable es una imperante necesidad en estos tiempos de globalización, donde la población crece a pasos agigantados y se requiere mayor consumo para el desarrollo de las actividades de subsistencia humana, las cuales permiten suplir necesidades básicas para la vida en civilización.

Como consecuencia de tan imperante demanda, es necesaria la utilización de recursos hidráulicos para la obtención de agua para el consumo humano, encontrando situaciones y características para el tratamiento de tal recurso hídrico.

Plantas de potabilizacion de agua

En la actualidad se estima que solo el 4% de la totalidad del agua existente en diferentes cuencas hídricas en el planeta es dulce y por ende, apta para el consumo masivo de la población, motivando a redoblar esfuerzos a nivel mundial para que la distribución de agua potable sea más equitativa e igualitaria y alcance a quienes mas lo necesitan, sin convertir el vital servicio e infraestructuras sanitarias como “lujos inaccesibles” de carácter mercantil.

El indebido consumo de agua potable en la vida cotidiana para el sano desarrollo humano, derivado a la ingesta de agua contaminada, no tratada o de dudosa procedencia, puede acarrear desde simples infecciones cutáneas hasta enfermedades crónico-diarreicas y gastrointestinales que pueden ocasionar hasta la muerte.

Por lo tanto, es necesario garantizar el pleno abastecimiento de este recurso hídrico bajo estrictas condiciones sanitarias, velando por la óptima potabilización e inspeccionando de manera constante para que esto se cumpla a cabalidad, logrando mejoras en la calidad de vida de la población.

Para ejecutar el proceso de potabilización o purificación del agua como tambien se le puede denominar, es necesaria la realización de una serie de procedimientos físico-químicos, eliminando agentes, elementos y sustancias contaminantes presentes en el agua para que esta sea de mayor pureza como también de calidad consumible, permitiendo su transformación en contenido idóneo que pueda ser ingerido sin riesgo e ilimitadamente.

Asimismo es menester, que se corrobore la calidad microbiológica del agua como medida de certificación de efectividad del proceso de purificación, observando minuciosamente detalles físicos como la claridad, ausencia de sedimentos e incoloridad.

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS) recomienda que el agua ingerida en el consumo humano, debe estar libre de colonias de coniformes por cada 100 mililitros.

En países desarrollados como España y Estados Unidos, la potabilización del agua esta sujeta a regulaciones por legislación, salvaguardando la calidad del recurso hídrico a través de la distribución publica del servicio de agua.

Estas normativas legales establecen criterios sanitarios para la seguridad del agua potable que consume la población civil, monitoreando a los sectores públicos y privados, cuyas actividades comerciales estén vinculadas al uso y expendio de productos o servicios que requieran el consumo del recurso hídrico.

En América Latina, resultan casi inexistentes políticas públicas que vayan direccionadas a inspeccionar la calidad del agua potable de consumo masivo, teniendo en cuenta que este es el paso principal para la construcción de una sociedad más moderna con calidad de vida para sus ciudadanos.

Ahora bien, tomando en consideración la importancia del agua potable en las diversas actividades de subsistencia humana y su óptima calidad, es notorio saber que para hacer potable el agua que consumimos en la vida cotidiana, esta debe pasar un proceso de saneamiento y purificación denominado como potabilización, definiéndose de esta manera porque el agua extraída en su estado natural debe ser depurada y saneada de agentes contaminantes, para ser convertida en contenido potable apto para el consumo humano.

El abastecimiento de agua en los conglomerados urbanos involucra procesos más complejos de purificación de agua según su fuente de abastecimiento, teniendo en cuenta que las aguas provenientes de fuentes subterráneas profundas, galerías filtrantes o manantiales, pueden ser entregadas directamente al consumo, siempre que sean física y químicamente apropiadas, considerando todas las previsiones necesarias en su captación para evitar que sea contaminada; en el caso de las aguas procedentes de cuencas superficiales que no son naturalmente potables, requieren de un tratamiento corrector potabilizador, pudiendo ser este químico, físico o microbiológico.

Para desarrollar tales procedimientos de saneamiento y potabilización es necesaria la utilización de plantas de tratamiento de agua potable, sometiendo al agua bruta a una serie de estos procesos para la eliminación de sustancias y agentes tóxicos contaminantes que puedan resultar nocivos para la salud, estos se desarrollan en las siguientes etapas:

Captación:

Comprende la extracción del agua de cuencas hidrográficas naturales de carácter superficial o subterráneo, para ser conducida a plantas potabilizadoras a través de electrobombas. Se debe tener en cuenta que cuanta mayor sea la calidad del recurso hídrico, menor será la cantidad de tratamientos a la que se debe someter,  considerando que el agua procedente de ríos y océanos requiere un proceso más completo de tratamiento debido a que esta expuesta a la adhesión de materiales y microorganismos.

La construcción de depósitos de reserva de agua bruta es una excelente alternativa, que permite asegurar el suministro durante ciertos periodos, donde por razones de diversa índole (climáticas, naturales, logística, económicas, sociales, etc.) se susciten cortes de la fuente de abastecimiento.

Coagulación:

En esta etapa, se agrega coagulante como sustancia química para la desinfección y purificación, ocasionando que la arcilla que contiene el agua captada, se agrupe en partículas de mayor tamaño y peso, cambiando el comportamiento de las partículas en suspensión.

Asimismo, la coagulación ocurre durante un proceso de mezcla rápida, permitiendo que tales partículas pequeñas sean sedimentadas.

Decantación:

El agua permanece durante varias horas en estado de reposo hasta que las partículas se junten en grandes coágulos con el objetivo de sedimentarlas, disminuyendo la velocidad del agua.

Tales partículas sedimentadas son depositadas en el fondo como consecuencia de propio peso y posteriormente eliminadas, siendo procedentes de sustancias disueltas que serán convertidas en insolubles, a través de la realización del proceso de oxidación.

Filtración:

En esta etapa, se produce una separación de la materia en suspensión, haciéndola pasar a través de un elemento poroso, el cual por lo general es arena, reteniendo los sólidos más diminutos presentes en el agua.

Todo procedimiento ocasiona la obtención de agua mas clara debido a que logra la eliminación de hasta un 95% de los microorganismos presentes en este recurso hídrico.

Cloración:

Se lleva a cabo de la desinfección del agua a través de procesos artificiales tales como el agregado de productos químicos al recurso hídrico (hipoclorito de sodio, hipoclorito de calcio, dióxido de cloro, ozono y entre otros) produciendo una carga de cloro residual a lo largo de las conducciones de distribución, con la finalidad de destruir los agentes microbianos presentes y poder brindar una mejor calidad del agua.

Con frecuencia se realiza una pre-cloración, lo que permite la oxidación de la materia orgánica presente en el agua y disminuye su concentración. Igualmente, finalizado este proceso, también se ejecuta una post-cloración, la cual garantiza la desinfección y presencia del cloro en las redes de distribución.

La rapidez y eficacia como también la acción residual y fácil determinación son características resaltantes de esta etapa del proceso de potabilización.

Alcalinización:

El agregado de producto químico coagulante genera acidificación del agua, por lo tanto resulta necesaria añadir cal para convertir este recurso natural en apto para el consumo humano.

Tales efectos positivos para el consumo humano durante el proceso de potabilización, son producidos durante la alcalinización del agua, procedimiento físico-químico que permite la neutralización de ácidos.

Distribución:

El agua potabilizada es llevada a las estaciones de bombeo, desde donde se distribuye a inmuebles residenciales, comercios e instituciones a través de la red pública de tuberías.

Estas redes de abastecimiento y distribución pública deben tener las menores pérdidas de agua potable posibles como también la circulación por el sueldo a mayor altura que las redes de aguas residuales, evitando su contaminación en caso de perdidas de aguas sucias.

El agua potable debe ser incolora, sin olor e insípida.

plantas de tratamiento de aguas

Sobre el Autor

FYNDECOL

Somos una empresa que se dedica al diseño e implementación de plantas para el tratamiento de aguas a nivel nacional. Con nuestros 14 años de experiencia, podemos garantizar los más altos estándares de calidad y efectividad en los productos fabricados, y así, certificar el adecuado proceso de potabilización y manejo de aguas residuales para la preservación del medio ambiente.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Compartir Ahora

Comparte esta publicación con tus amigos!