Aguas residuales

800 Millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable

Escrito por Emmanuel Gil
plantas de tratamiento de aguas

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, aunque este refrán colectivo pudiese sonar cliché como referencia, es totalmente cierto. En Latinoamérica, somos enormemente bendecidos debido a que el continente americano es poseedor de ricos ecosistemas biológicos, que no solo embellecen los paisajes físicos para atraer turistas sino también son proveedores de la gran mayoría de recursos naturales necesarios para el desarrollo de todos los aspectos de la vida cotidiana, siendo uno de ellos el mas importante para la humanidad, el agua.                         En América Latina, aunque disfruta de grandes reservas de agua dulce como también de ríos y manantiales limpios para consumo humano, parte del vital liquido que llega a los hogares no se encuentra tratada ni saneada de la manera adecuada, siendo de mala calidad para la población y considerándose como una amenaza latente a la salud publica debido a que puede ocasionar la propagación de diversas enfermedades gastrointestinales, que pueden llegar a ser mortales en niños y adultos. La cobertura de este servicio es dispareja e ineficiente debido a que en países como Argentina, México o Venezuela más del 80% de la población urbana y 75% de la rural poseen acceso a agua potable pero no cuentan con infraestructura necesaria para el correcto saneamiento del vital liquido, mientras que Bolivia solo el 45% de la población en áreas urbanas tiene acceso a este vital liquido. Haití: El peor acceso al agua potable en América Latina y El Caribe El caso más complejo y dramático es Haití, país que perdió casi un 80% de su infraestructura sanitaria después del devastador terremoto de enero de 2010, allí la asistencia del estado en el suministro del agua es absolutamente insuficiente, plagada de corrupción e ineptitud debido a que cada vez es de peor calidad la prestación del servicio de potabilización del vital liquido.                         Un 75% de la población de esta nación no posee servicio de agua potable ni instalaciones de saneamiento debido a que después del sismo que arrasó con la isla, casi todos los centros urbanos quedaron con sistemas de cloacas y cañerías destruidos o dañados en gran parte de los tramos. La mayoría de la población deben adquirirla a camiones cisternas de dudosa procedencia a precios arbitrarios y exorbitantes, sin ningún de regulación o control para determinar su calidad como también, si realmente es apta para el consumo humano, resultando imposible para la quienes no disponen de los recursos para costearla, llegando a suscitarse casos de prostitución femenina e infantil forzada para la adquisición del vital liquido.                         El costo social y humanitario ha sido enorme porque 5 de cada 10 niños haitianos padece de cualquier tipo de enfermedades relacionadas con el poco acceso al agua potable para el consumo u ornamentación personal, siendo la diarrea y gastritis, las mas comunes. Asimismo, se estima que alrededor de 15.000 personas han muerto como consecuencia de la proliferación del cólera.                         Agua potable para ricos y afortunados La privatización de los servicios básicos en los países latinoamericanos es una práctica muy común desde principios de los años 90 como medida para fomentar la inversión privada e instaurar un modelo económico sostenible e independiente de la ayuda financiera estatal, pero pareciera que en vez de traer resultados positivo, ha enmarcado una estela de exclusión y desigualdad social. Una muestra certera de esto es Colombia, donde el servicio de agua potable posee un carácter mercantil y no social, convirtiéndolo como un lujo para las clases sociales más vulnerables económicamente debido a su alto costo.                         Este triste panorama se sigue repitiendo en una gran cantidad de países subdesarrollados de Asia y África, donde aún en pleno siglo XXI existen millones de personas a nivel mundial que no poseen acceso al agua potable debido a diversas causas naturales, biológicas, económicas e incluso sociales, ocasionando conflictos tribales entre etnias por el control del suministro y distribución del preciado liquido. Según un comunicado de prensa de la Organización de las Naciones Unidades (ONU), 2300 millones no cuentan con servicios básicos de saneamiento, mientras que 844 millones tampoco dispone de un servicio básico de agua potable. Asimismo, 600 millones de personas deben compartir inodoro o letrina con otras familias, lo cual resulta peligroso debido al riesgo que supone para los miembros del núcleo e insalubre desde cualquier percepción.                         La peor parte se la lleva África subsahariana donde según la ONU, solo el 15% de la población posee acceso al servicio de agua potable, afirmando que deben destinar al menos 30 minutos diarios para recorrer largas distancias en busca del preciado liquido.                         En otras regiones del continente africano, el escenario es distinto tal como es el caso del bloque norte de África compuesto por Egipto, Libia, Túnez y Marruecos, donde más de un 75% de la población en áreas urbanas y rurales tiene acceso a instalaciones de saneamiento de agua mejoradas, considerándose como un gran avance en la calidad de vida de la población debido a que esto trae consigo, mejoras en el sistema sanitario y disminución de los decesos en niños y adultos por enfermedades gastrointestinales y de propagación rápida.                         Asimismo, esto se constituye como una muestra de una sociedad más equitativa, solidaria e igualitaria en comparación con sus demás naciones vecinas, donde según datos de la ONU, un 90% del quintil más rico tanto en zonas urbanas como rurales disfruta de fuentes de agua potable mejorada y otro 60% cuenta con el servicio de agua canalizada en el hogar, mientras que en el 40% de los hogares mas pobres no cuentan con tal servicio y menos de la mitad de la población tampoco tiene acceso a una fuente de agua mejorada. India, el país con el peor acceso de agua potable en el Mundo India es el país de los extremos debido a que contrastan la majestuosa riqueza e imponente opulencia con la más atroz pobreza y miseria. Tal panorama, se refleja tanto el lo económico como en lo social, existiendo diferencias muy marcadas entre los ricos y pobres, especialmente en la prestación de servicios básicos públicos. En este gigante asiático, alrededor de 75.8 millones de personas no disponen de acceso a agua potable, lo cual equivale a un 5% de la población, quienes se ven en la penosa situación de adquirir el preciado a precios exorbitantes como también sin ningún tipo de control calidad y sanitario.                         Los estratos sociales mas bajos son los mas afectados por esta debacle debido a que deben pagar 0.72 centavos de dólar por cada 50 litros de agua diarios, lo que cual acarrea un 30% de sus ingresos diarios, teniendo un costo elevado en comparación con países europeos como Inglaterra, donde sus habitantes cancelan 0.15 centavos de dólar por cada 50 litros de agua.                         Otros que no disponen de esos recursos económicos, se ven obligados a consumir el preciado liquido de ríos y aluviales contaminados, en los cuales hay presencia de desechos orgánicos e incluso químicos, arrojados por las grandes industrias.             En India, mueren alrededor de 140.000 niños al año por enfermedades diarreicas y gastrointestinales asociadas al consumo de aguas no tratados e insalubres, cifras que se concentran en las grandes ciudades del país tales como Nueva Delhi y Bombay, donde casi un 65% de sus habitantes viven chabolas (ranchos) improvisadas, que no disponen de sistemas de cloacas o alcantarillado, ni mucho menos fuentes de agua mejoradas.                         Irónicamente, en otras zonas de clase de alta donde los ingresos familiares superan los 100.000 USD al año, se desperdician cientos de miles de litros de agua al año como consecuencia de uso indiscriminado en piscinas y fuentes decorativas, repitiéndose esta nociva conducta de consumo en hoteles de lujo de  estas ciudades y demás regiones del país con alta frecuencia de turistas.                         En ciudades del país como Veranassi, los ríos y causes hidrológicos tienen niveles de contaminación alarmantes, pudiendo considerarse mas altos que en las grandes urbes como Bombay y Nueva Delhi, esto se debe a la realización de rituales religiosos en tales fuentes naturales de gua, en los cuales son sacrificados decenas de animales muertes como ofrecimiento a los diversos dioses para el pago y cumplimiento promesas de los fieles. Asimismo, quienes fallecen y sus familiares no disponen de recursos económicas para realizar actos velatorios y enterrar al muerto, sencillamente arrojan su cadáver a las aguas de los ríos como medida de purificación y expiación de pecados.

Resulta ilógico que en estos tiempos de modernidad y globalización, aún sucedan estas cosas y esto se debe a la acción egoísta del hombre, quien cada vez atenta mas deliberadamente contra los recursos del planeta por su desmedida ambición, sin meditar las consecuencia que acarreará para las nuevas generaciones, las cuales no se saben si tendrán la dicha de beber un vaso de agua pura limpia o bañarse en ríos cristalinos.

Sobre el Autor

Emmanuel Gil

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Compartir Ahora

Comparte esta publicación con tus amigos!