Aguas residuales

Acceso al agua potable en América Latina: El sueño de los más pobres y el privilegio de los ricos

Escrito por FYNDECOL

En Latinoamerica se estima que alrededor de 60 millones de personas, no disponen de acceso a agua potable en sus hogares, siendo estos habitantes en su mayoría de sector pobres y desfavorecidos, quienes deben pagar altos costos a proveedores privados para abastecerse del vital liquido.

plantas de tratamiento de aguas

América Latina ha cumplido con las metas sociales para el nuevo milenio, reduciendo los índices de pobreza de manera significativa en la gran mayoría de países de la región, creando condiciones de vida favorables para la población e incluyéndolos en los sistemas educativos y sanitarios para mejorar su calidad de vida.

Aún con tantos avances en materia económica y social en el continente, se sigue suscitando un fenómeno lamentable en algunas áreas de su geografía, donde se brinde el servicio de agua potable con carácter soez, racista y mercantilista, condenando a las clases mas desfavorecidas a no poder acceder al vital liquido con las medidas sanitarias pertinente para el consumo humano, siendo focos de propagación de enfermedades e infecciones graves.

Algunos expertos, afirman que esto se debe al crecimiento poblacional desmesurado que se ha suscitado en los conglomerados urbanos como también a la falta de políticas gubernamentales, dirigidas a garantizar servicios básicos de calidad e incluyentes.

Según organizaciones internacionales de los derechos humanos, se estima que alrededor de 60 millones de personas en Latinoamérica, carecen de acceso a agua potable en sus hogares, viéndose en la obligación de adquirirlas de camiones cisternas privados a precios exorbitantes o dirigirse a cuencas hídricas cercanas para extraer tal recurso y utilizarlo para la ornamentación e higiene, exponiéndose a todo tipos de bacterias, hongos o virus por el uso indiscriminado de aguas no tratadas.

Agua costosa para los más pobres

Desde principios de los años 90, se ha tenido la concepción de que la privatización de servicios básicos trae beneficios económicos y aunque puede resultar cierto, porque estas medidas son una fuente de ingresos para el estado y contribuyen al mejoramiento de la calidad de tales servicios.

No obstante, también se asume como el inicio de la construcción de una brecha enorme de desigualdad social entre los ricos y pobres, debido a la imposición de altos costos impuestos por las empresas prestadoras de servicios, los cuales hacen imposible para la mayoría pagarlos, privándolos del goce y disfrute del agua potable como las clases medias y altas.

Un espejo donde se puede mirar esta realidad es en Colombia, en el país andino el agua potable que consumen los hogares de este país tiene un costo alto para todos los sectores de la sociedad, especialmente para los estratos 1, 2 y 3, quienes mas sufren por esta situación.

Desde bañarse 1 sola vez al día o cada 2 días hasta no poder disfrutar de sistemas de drenaje en los asentamientos humanos improvisados, es el escenario que vive a diario tales clases sociales.

Aunque estos estratos sociales mas bajos poseen subsidios del estado para minimizar el impacto económico en el bolsillo de los hogares, aún siguen siendo altos para quienes ganan salario mínimo, el cual no supera los 250 dólares al cambio oficial de este país.

En Perú, un 60% de las barriadas populares no tienen acceso a agua potable

En los conglomerados urbanos del Perú en ciudades como Lima, Trujillo, Arequipa y Cusco, la desigualdad social es palpable de la manera mas vulgar e intolerante, extendiéndose este fenómeno hasta la prestación del servicio de agua potable, debido a que en más de un 60% de los asentamientos humanos improvisados y barrios humildes, no tienen acceso al agua potable a través de sistemas de drenaje, cloacas y tuberías, viéndose en la obligación de adquirirla a camiones cisterna a S/.90 (30$ al cambio oficial) por semana, lo cual resulta exorbitante para sectores donde la gran mayoría de sus habitantes devengan salarios de S/.900 (300$) o menos, afectando la económica de familias que hacen lo imposible por subsistir.

Los sectores acomodados y clase alta consumen una 30% más de la media promedio del consumo del resto de la población, pagando tarifas similares a clases sociales de menores ingresos, siendo algo injusto e inequitativo porque son quienes reciben el agua de mejor calidad y de manera intermitente, teniendo más amplio acceso a sistemas sanitarios.

En las áreas rurales y selváticas se repite el mismo escenario, considerándose como un atraso para el desarrollo social de la nación inca, donde se estima que entre 7 a 8 millones de personas no poseen acceso al vital líquido.

En República Dominicana, 36 de cada 100 hogares no tienen acceso al servicio de agua potable

La nación caribeña es conocida por la belleza y diversidad en sus paisajes, contando con enormes reservas hídricas y cuencas de agua dulce, idóneas para el consumo humano.

La prosperidad económica y de recursos naturales que ostenta este país, es muy lejana a la realidad que padecen millones de dominicanos, donde alrededor del 36% de los hogares clase baja y media no disponen de acceso a agua potable a través de sistemas sanitarios tales como drenajes y tuberías como también cloacas y alcantarillados, constituyéndose como una amenaza a la salud publica y el desmejoramiento progresivo de la calidad de vida de la población, quienes hacen hasta lo imposible por abastecerse del vital liquido en sus hogares.

En Santo Domingo, capital de dicho país y la ciudad donde se concentra la mayor densidad poblacional, existen serios problemas en el suministro de agua potable, debido a la nociva concentración de este recurso hídrico en zonas turistas y elitistas (Clases altas y acomodadas), donde se desperdician decenas de litros de agua al día como consecuencia de su uso indiscriminado en fuentes decorativas y piscinas, sin tener ningún tipo de control o regulación por las autoridades locales.

Se estima que sólo el 11% de la población en los conglomerados urbanos que dispone de conexiones a los sistemas de abastecimiento del vital liquido, puede disfrutar del servicio de manera continua e intermitente, mientras que solo el 56% de los hogares de escasos recursos económicos, cuenta con sistema de conexión de tuberías en su domicilio y el 20% de ellos, dispone de acceso a los servicios de drenaje y alcantarillado.

En los sectores donde no se dispone de acceso a agua potable en los hogares, deben contratar camiones cisternas privados para adquirir el vital líquido necesario para su subsistencia, siendo el costo elevado para la mayoría de sus habitantes, otros deben dirigirse a lugares cercanos para obtener agua para sus familias, recorriendo largas distancias y exponiéndose a arduos trabajos de transporte de este recurso en baldes, botellas y pimpinas, consumiendo tiempo valiosos que puede ser destinado para otro tipo de actividades.

Resulta difícil de creer que en pleno siglo XXI, se palpen realidades sociales tan denigrantes como estas, teniendo en consideración que aunque las tecnologías avancen a pasos agigantados y tengamos barrios pobres con escaleras mecánicas, siguen existiendo personas que no puede disfrutar de un vaso de agua ni ducharse en instalaciones sanitarias con todos los artilugios necesarios para su desarrollo y subsistencia.

Ante tal debacle, las autoridades gubernamentales deben tomar cartas en el asunto porque resulta muy lamentable, que en países tan ricos y prósperos como a su vez desarrollados social y tecnológicamente, sus habitantes mas pobres deban remontarse a la época colonial, donde no existían sistemas de cloacas, drenajes y tuberías, exponiéndose a peligros físicos e intangibles en su búsqueda por agua para sus hogares.

 

Sobre el Autor

FYNDECOL

Somos una empresa que se dedica al diseño e implementación de plantas para el tratamiento de aguas a nivel nacional. Con nuestros 14 años de experiencia, podemos garantizar los más altos estándares de calidad y efectividad en los productos fabricados, y así, certificar el adecuado proceso de potabilización y manejo de aguas residuales para la preservación del medio ambiente.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Compartir Ahora

Comparte esta publicación con tus amigos!