Aguas residuales

El Fenómeno del Niño

Escrito por FYNDECOL

El fenómeno del niño causante de muchos males en Colombia.

plantas de tratamiento de aguas

Fenómeno del niño en Sudamérica: Culpable de la escasez de agua potable

En la región sur de Latinoamérica, se suscita un fenómeno climático cada año conocido como “El Niño”, el cual ha sido causante enormes desgracias naturales en países como Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela debido a las intensas lluvias e inestabilidades atmosféricas como consecuencia de la irrupción ocasional de superficiales cálidas, según la definición que le otorga Günter D. Roth, reconocido meteorólogo alemán.

Esta anomalía climatología consiste en el calentamiento de las aguas en la parte central y oriental del pacifico, derivando en cambios climáticos muy severos, los cuales exacerban el desarrollo de actividades económicas e industriales tales como la pesca, ganadería y agricultura.

Desde inundaciones hasta insoportables sequias, pueden ser ocasionadas por este patrón climático, considerando a la segunda acción ocasionada por tal anomalía como la principal causa culpable de la escasez de agua potable en el continente, debido a que los niveles de los aluviales hidrológicos tales como ríos y lagunas se disminuyen significativamente, resultando perjudicial para la población porque se suscitarían severas limitaciones en el acceso al vital liquido e incluso, millones de personas se quedarían sin agua para consumo, aseo e higiene y demás actividades para la subsistencia humana.

Afectaciones en Sudamérica:

Ecuador: Se declara estado de excepción ante la llegada del “Niño” en  el primer trimestre de 2017

Se decreta estado de excepción en 17 regiones del país ante la llegada de este fenómeno climatológico, tal declaración se enmarca como parte de las estrategias para minorizar su impacto durante la duración de la travesía del patrón climático en territorio ecuatoriano.

Como consecuencia de este fenómeno, se registraron alrededor de 14 muertos y decenas de damnificado debido a las torrenciales lluvias que azotaron a las regiones de Guayas, Manabí, Los Ríos y Chimborazo, que dejaron cuantiosos daños materiales a infraestructuras comerciales e industriales como también urbano-residenciales.

A pesar de tan lamentable saldo de muertos y perdidas económicas, el suministro del servicio de agua potable no se vio afectado en gran parte del país, exceptuando las zonas donde se vivieron las catástrofes naturales relacionadas con las lluvias e inundaciones, en las cuáles los sistemas de cloacas, drenajes y alcantarillados, quedaron en condiciones deplorables, ocasionando que los habitantes de tales regiones, no tuvieran acceso ilimitado a agua potable en sus hogares pero si a la asistencia sanitaria del estado, quien dispuso de camiones cisternas y tanque de suministro de agua potable para los sitios afectados.

Venezuela: El 2016 fue el año donde el “niño” hizo muchas travesuras

Imperantes sequias se han suscitado en la nación suramericana como consecuencia de la llegada del “niño”, ocasionado que un gran numero de cuencas hidrológicas estuvieras a punto de desaparecer debido a que alcanzaron niveles históricos.

Actividades económicas como la agricultura y ganadería, reportaron perdidas significativas debido al impacto de este fenómeno climático, secando las cosechas e imposibilitando aéreas de extensión de siembra para su desarrollo por el poco volumen de agua, que impide irrigar con la cantidad suficiente del vital liquido. En la ganadería, se suscitó la muerte de una gran cantidad de reses por deshidratación. Asimismo, se alertó sobre una posible escasez de alimentos como consecuencia de la sequia.

El sector eléctrico también sintió los embates de la honda tropical, puesto que parte del suministro de energía del país es proveniente de la represa del gurí y esta se vio severamente afectada por la sequia en el país, ocasionando que sus niveles hidrológicos para su funcionamiento estuvieran por debajo de lo necesario, conllevando a apagones y recortes de electricidad.

Las fallas en el suministro del agua potable convirtieron en la cotidianidad de la población venezolana, resultando mas evidentes y criticas en las zonas costeras, donde sus habitantes afirman que solo les llegaba el agua durante 1 día a la semana por 8 horas, viéndose en la penosa obligación de reutilizar el agua de los fregaderos para otros sistemas sanitarios domésticos tales como las inodoros y drenajes sépticos para evitar la propagación de malos olores y enfermedades infecciosas por la ausencia de agua para ornamentación e higiene.

La mayoría coincidió en la pésima calidad de agua potable, destacando que el vital liquido en algunos casos, era expedido de colores amarillos y blanquecinos como también tenia presencia de algunas macropartículas de dudosa procedencia, constituyéndose como una amenaza a la salud publica debido a que el agua en tales condiciones, resulta imposible para el consumo humano.

Colombia: El “Niño” se bebió casi todos los ríos en 2015-2016

Durante su travesía por el país neogranadino, incrementó su fuerza y potencia, causando una terrible sequia, que ocasionó la disminución significativa de los niveles hídricos de casi todos los ríos y demás cuencas hídricas, destacando el caso del rio Magdalena, el cuál surte del vital liquido a mas de 200 municipios y estuvo al borde de la desaparición como consecuencia de este fenómeno.

Departamentos como el Magdalena, Boyacá, Santander, La Guajira, Cundinamarca y Tolima fueron los más afectados por los embates de esta anomalía climática, suscitándose recortes en el suministro de agua potable y la ausencia de este vital recurso hídrico durante días en algunos poblados.

Perú: Se decreta emergencia sanitaria en todo el país durante el último trimestre de 2015

Mientras que en Venezuela y Colombia el fenómeno del “Niño”, azotaba con terribles sequias que mantenían secas las reservas hídricas, en la nación Inca sucedía lo contrario, registrándose fuertes precipitaciones en la amazonia peruana, dejando un saldo de 2.000 familias afectadas como consecuencia de tal desastre natural.

Toda esta situación, ocasionó que miles de ciudadanos en las zonas mas aisladas del país o en algunos asentamientos humanos en los conglomerados urbanos, padecieran de repetidos recortes en el suministro de agua potable debido a al mal estado en el cual se encontraban los sistemas de drenajes y acueductos hidrológicos, después de las inundaciones ocurridas, los cuales se encontraban en tapiados, imposibilitados y destruidos.

Ante tal debacle, el Ministerio de Salud peruano emitió un decreto de emergencia sanitaria, debido al latente riesgo de generación de pandemias, brotes o epidemias que pudiesen impedir la continuidad de la prestación de servicios médicos.

Sobre el Autor

FYNDECOL

Somos una empresa que se dedica al diseño e implementación de plantas para el tratamiento de aguas a nivel nacional. Con nuestros 14 años de experiencia, podemos garantizar los más altos estándares de calidad y efectividad en los productos fabricados, y así, certificar el adecuado proceso de potabilización y manejo de aguas residuales para la preservación del medio ambiente.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Compartir Ahora

Comparte esta publicación con tus amigos!